Tumores de la mama: examen y patología maligna más frecuente
Por: Amolca, C.A., 2 junio

Extracto del Texto Original de:

Abraham Malca

Examen Físico

En especial, dirigido al examen mamario, axilar y supra­clavicular.

Inspección: Asimetrías de volumen, desviación de los pe­zones, retracciones espontáneas de la piel, cambios en el aspecto de la piel (eritema, edema) que hagan pre­sumir lesiones agudas, cicatrices, ulceraciones, orificios fistulosos. Relacionarlos con la contracción de los pec­torales como un signo de contacto con la aponeurosis.

Complejo areola pezón: umbilicación, cicatrices, fístulas.

Palpación: Se debe de realizar con la paciente de pie, sentada y en decúbito dorsal, en flexión del tronco hacia adelante y con los brazos separados.

Recordar siempre que la inspección y la palpación son normas inevitables en un examen físico.

 

Tumores malignos

Aunque generalmente los cirujanos plásticos no so­mos consultados para la valoración de los tumores de la mama si debemos tener una idea general sobre este tema, recordemos que toda lesión encontrada y retirada debe de ser enviada a patología. Menciono a continua­ción la patología maligna más frecuente la mama.

Existe una serie de factores relacionados con el de­sarrollo de cáncer de mama, tales como:

  • La edad, ya que tiene una escasa incidencia an­tes de los 30 años y aumenta progresivamente con el tiempo de manera que el 80% de diagnós­ticos se realizan después de los 50 años.
  • Historia personal de cáncer de mama: si se ha de­sarrollado cáncer en una mamá el riesgo de que se presente en la otra es 3 a 4 veces mayor.
  • Paridad: las mujeres que no han tenido hijos o cuyo primer embarazo ocurrió después de los 35 años presentan un mayor riesgo de desarrollar cáncer.
  • Historia familiar: al tener un familiar directo con cáncer el riesgo se duplica y si se da en más de 2 familiares directos el riesgo se quintuplica. Se sabe que la herencia es responsable de un 5 a 10% de todos los carcinomas.
  • Terapia de reemplazo hormonal combinada inin­terrumpida por más de 5 años, el uso de estró­genos y progesterona por periodos prolongados aumenta el riesgo.
  • Raza: las mujeres caucásicas desarrollan cáncer con más frecuencia que las mujeres negras o his­panas.
  • Tabaco: aumenta significativamente el riesgo en mujeres con historia familiar de cáncer de mama o de ovario.
  • Alcohol: el consumo de dos o más bebidas al día aumenta en 20% el riesgo de desarrollar cáncer de mama en comparación con las mujeres que no beben.
  • Esta patología es la principal causa de muerte entre mujeres de 35 a 55 años en los países desarrollados.

 

Enfermedad de Paget

Provoca enrojecimiento, dolor y descamación en la piel que recubre y rodea el pezón. Al principio, estos sínto­mas tienden a aparecer y desaparecer.

Con el paso del tiempo, por lo general, empeoran y pueden incluir:

  • Comezón, cosquilleo o sensación de ardor.
  • Dolor y sensibilidad.
  • Descamación y engrosamiento de la piel.
  • Aplanamiento del pezón.
  • Secreción amarillenta o sanguinolenta del pezón.

La mayor parte de los cánceres se origina en el epi­telio ductal (90,5%) y los restantes en el epitelio lobulillar. Se los divide en no invasores e invasores siendo estos últimos los más frecuentes.

Dentro de los carcinomas no invasores el carcinoma intraductal es el más frecuente, ocurre en el 20 – 25% del total de carcinomas de mama.

Dentro de las carcinomas invasores el carcinoma ductal infiltrante representa más del 70%, mientras que la variedad lobulillar sólo el 5%, el medular y mucinoso cerca del 1% cada uno.

El carcinoma intraductal es más frecuente entre los 40 a 60 años. Tienen 4 variantes histológicas: papilar, comedoniano, carcinoma escirroso y medular con infil­tración linfoide.

Se ha calculado que abandonados a su suerte un 30% de los casos progresará a invasivo.

El carcinoma lobulillar in situ es una patología que no suele presentar una masa palpable, representa un 6% de los casos de cáncer de mama y, usualmente, se encuentra como hallazgo histológico en tejido mamario extirpado por otra razón.

Esta patología aumenta el riego de cáncer de mama invasivo en ambas mamas y se puede desarrollar un car­cinoma invasivo tanto lobulillar como ductal.

El carcinoma ductal invasivo puede ser mixto o puro.

El carcinoma lobulillar invasivo es el segundo tipo más frecuente de cáncer de mama, suele ser multifocal en la misma mama y se asocia a una afectación mamaria bilateral con una mayor frecuencia que con otros subti­pos.

Otros tipos de carcinoma representan un 10% de los canceres invasivos y están relacionados con un mejor pronóstico:

Los carcinomas tubulares están formados por célu­las bien diferenciadas que forman estructuras tubulares regulares, representan un 2% de los carcinomas invasi­vos y 20% de los casos diagnosticados por mamografía, dado que sus células están muy bien diferenciadas este tipo de cáncer tiene una supervivencia mayor.

El carcinoma mucinoso o coloide es más frecuente en mujeres posmenopaúsicas, las células de la lesión segregan mucina al estroma, lo que le da una textura blanda y viscosa. Este patrón tiene una supervivencia muy buena en comparación con los carcinomas ducta­les del mismo tamaño.

Los carcinomas medulares son tumores frecuentes en mujeres posmenopáusicas, forman masas aparente­mente bien delimitadas y al carecer de respuesta des­moplásica son carnosas y blandas. Estas lesiones tienen una supervivencia solo un poco mejor que los carcino­mas ductales de similar tamaño.

 

Fuente: tratado de Cirugía Plástica, Reconstructiva y Estética del Profesor. Dr. Felipe Coiffman.

COMPARTIR EN TUS REDES:
Facebook
Twitter

0 Comentarios

Deja tu comentario!

OTROS POST:
Tumores de la mama: examen y patología maligna más frecuente
Por: Amolca, C.A., 2 junio
Leer más
Abdominoplastias invertidas
Por: Amolca, C.A., 4 agosto
Leer más
Cáncer de mama, consideraciones para el cirujano plástico
Por: Amolca, C.A., 16 octubre
Leer más