Tomografía en la obstrucción del intestino delgado
Por: Amolca, C.A., 20 junio

Extracto del Texto Original de:

Lisa M. Kodadek, MD,

y Martin A. Makary, MD, MPH

Aunque la incidencia de obstrucción mecánica del intestino delgado (OID) está disminuyendo con el advenimiento de la cirugía laparoscópi­ca, sigue siendo un problema quirúrgico común.

El diagnóstico de la OID se realiza más a menudo después de una historia centrada y el examen físico. Los estudios imagenológicos son complementos importantes, y los estudios de laboratorio son importan­tes para determinar el grado de trastorno metabólico y el estado hídrico. El conteo de glóbulos blancos puede ayudar a indicar el momento y el nivel de urgencia para operar. La etiología de la obstrucción, el tipo y localización de la obstrucción y los factores del paciente incluyendo las comorbilidades y la historia quirúrgica son consideraciones importantes para determinar la necesidad de una intervención operatoria.

La tomografía computarizada (TC) con contraste intravenoso (IV) se ha convertido en el estudio radiográfico preferido para la evaluación de la OID. Dado el tiempo de estudio rápido, la tomografía computarizada tiene la ventaja de dar más información que una radiografía y la evaluación del paso de contraste cuando también se sospecha de un íleo. La TC también tiene la ventaja de diagnosticar la causa de la obstrucción como hernia, lesión inflamatoria, masa o intususcepción. La TC puede utilizarse también para la evaluación de la presencia de estrangu­lación con signos como el engrosamiento de la pared del intestino, mal reforzamiento con contraste de la pared del intestino, neumatosis intesti­nal, congestión vascular mesentérica y «nebulosidad» mesentérica. La TC es precisa en distinguir la obstrucción maligna de la benigna en pacientes con antecedentes de cirugía abdominal por enfermedades malignas. Los estudios han demostrado que la TC tiene una sensibilidad del 80 % al 90 % y una especificidad del 70 % al 100 % para el diagnóstico de OID. Un estudio ha demostrado que la TC helicoidal tiene una especificidad de 84 % sensibilidad y 90 % para el diagnóstico de la causa de OID y sensibilidad y especificidad del 100 % para el diag­nóstico de estrangulación (Obuz y cols., 2003).

Para la evaluación de la OID en el postoperatorio, un estudio gas­trointestinal con contraste puede evaluar la obstrucción. Los estudios con contraste del intestino delgado incluyen enterografía con TC, ente­roclisis y series de intestino delgado.

Si se utiliza una serie de intestino delgado, es importante reconocer que el uso de bario puede retrasar la cirugía y el examen con TC. El bario no debe utilizarse en casos de sospecha de perforación, estrangu­lación o una obstrucción completa o de asa cerrada. La impactación de bario, aunque rara, es una complicación conocida de esta modalidad y en última instancia puede empeorar la OID.

 

Fuente: Terapias Quirúrgicas Actuales – Onceava edición, John L. Cameron, Andrew M. Cameron

 

COMPARTIR EN TUS REDES:
Facebook
Twitter

0 Comentarios

Deja tu comentario!

OTROS POST:
Tomografía en la obstrucción del intestino delgado
Por: Amolca, C.A., 20 junio
Leer más
Abdominoplastias invertidas
Por: Amolca, C.A., 4 agosto
Leer más
Cáncer de Colon – Casos difíciles y complicados
Por: Amolca, C.A., 26 abril
Leer más