sarment

Especialidades Medicas
Novedades Anuales, Novedades Febrero 2017

Tomografía Computarizada de Haz Cónico
Diagnóstico, aplicaciones oral y maxilofacial

  • Edición: Año 2017
  • Páginas: 294
  • Impresión: A todo color
  • Tapa: Tapa dura de lujo, gofrado
  • Formato: 19,50 x 26,00 cm
  • ISBN: 978-958-8950-65-5
  • Interés: ODONTOLOGÍA

La tecnología rodea nuestra vida privada y profesional y avanza a velocidad acelerada. A su vez, la imagenología se beneficia de los avances tecnológicos de las computadoras, ofreciendo vistas más rápidas y refinadas de la anatomía de nuestros pacientes y estadios de las enfermedades.

El primer tomógrafo computarizado de haz cónico se construyó en la Clínica Mayo en 1982. Sin embargo, las computadoras y detectores no eran lo suficientemente poderosos para que las CBCT fueran de uso práctico. Apenas en los últimos quince años las máquinas de CBCT se han podido construir a costos y tamaños razonables.

Aunque la tecnología nos ofrezca una calidad de imagen impresionante a una da a su facilidad de uso, no debemos confundir información con educación, data con conocimiento. Los médicos tratan enfermedades con el único propósito de proveer calidad de vida a sus pacientes. Para alcanzar ese objetivo es necesario un conocimiento profundo sobre diagnósticos y métodos de tratamiento. Esta obra apunta a suministrar un entendimiento detallado de la tecnología en la CBCT y su impacto en la medicina oral y maxilofacial.

Presentamos un testimonio detallado de nuestro conocimiento y una ventana al futuro cercano. Esta vez, deberíamos intentar usar nuestra imaginación ya que, evidentemente, estamos al inicio de una era donde los avances tecnológicos ayuden al cuidado de los pacientes. Los visionarios que escribieron este libro nos muestran el camino hacia el futuro.

David Sarment: Miembro, Junta Americana de Periodontología
Práctica Privada, Implantología y Periodoncia
Alexandria, Virginia, EUA

CONTENIDO

1.- Tecnología y principios de la Tomografía Computarizada de Haz Cónico

2.- La Naturaleza de la Radiación Ionizante y los Riesgos de la Tomografía

Computarizada de Haz Cónico en Maxilofacial

3.- Diagnóstico de Patologías Maxilares Mediante la Tomografía Computarizada de Haz Cónico

4.- Diagnóstico de Patologías Sinusales Utilizando la Tomografía Computarizada de Haz Cónico

5.- Planificación Ortodóntica y Ortognática Mediante el Uso de Tomografía Computarizada de Haz Cónico

6.- Planificación Tridimensional en la Reconstrucción Maxilofacial de Grandes Defectos Mediante la Tomografía Computarizada de Haz Cónico

7.- Planificación de Implante Mediante el Uso de la Tomografía Computarizada de Haz Cónico

8.- Guías Quirúrgicas CAD/CAM Mediante Tomografía Computarizada de Haz Cónico

9.- Evaluación de las Vías Aéreas y las Estructuras de Soporte Mediante de Tomografía Computarizada de Haz Cónico

10.- Endodoncia Utilizando Tomografía Computarizada con Haz Cónico

11.- Diagnóstico de Enfermedad Periodontal Mediante Tomografía Computarizada de Haz Cónico

XI - XII

Prefacio

La tecnología rodea nuestra vida privada y profesional y avanza a velocidad acelerada. A su vez, la imagenología se beneficia de los avances tecnológicos de las computadoras, ofreciendo vistas más rápidas y más refinadas de la anatomía de nuestros pacientes y de los estados de las enfermedades. Aunque este progreso, comparado con la ley de Moore, parezca exponencial, en realidad ha pasado casi un siglo desde que el matemático Johann Radon puso la primera piedra para la reconstrucción de un objeto tridimensional usando una gran cantidad de proyecciones bidimensionales. El primer tomógrafo computarizado (CAT) fue inventado por Sir Godfrey Hounsfield, luego de ser el líder de un grupo que se encargó de la construcción de la primera computadora comercial en Electric and Musical Industries. La base teórica había sido publicada unos años antes por el físico de partículas Dr. Allan Cormack. En 1971, se obtuvo la primera tomografía computariza de un tumor cerebral en humanos. En 1979, el año en que Cormack y Hounsfield recibieron el Premio Nobel por su contribución a la medicina, más de mil hospitales acogieron la nueva tecnología. Más adelante, se desarrollaron numerosas generaciones de tomógrafos computarizados, utilizando detectores más refinados, rotaciones más veloces y movimientos más complejos alrededor del cuerpo. Al unísono, a mediados de los años sesenta, se desarrollaban prototipos de tomografías computarizadas de haz cónico (CBCT en inglés) inicialmente para radioterapia y angiografía. El primer tomógrafo computarizado de haz cónico se construyó en la clínica Mayo en 1982. Sin embargo, las computadoras y detectores no eran lo suficientemente poderosos para que las CBCT fueran de uso práctico. Apenas en los últimos quince años las máquinas de CBCT se han podido construir a costos y tamaños razonables. La cabeza y el cuello eran una elección obvia.
Aunque la tecnología nos ofrezca una calidad de imagen impresionante aunada a su facilidad de uso, no debemos confundir información con educación, data con conocimiento. Los médicos tratan enfermedades con el único propósito de proveer calidad de vida a sus pacientes. Para alcanzar ese objetivo es necesario un conocimiento profundo sobre diagnósticos y métodos de tratamiento. Este libro apunta a suministrar un entendimiento detallado de la tecnología de la CBCT y su impacto en la medicina oral y maxilofacial. A fin de lograr un texto comprensible, se han reunido ingenieros de renombre mundial y médicos clínicos de la industria, la academia y la práctica privada para ofrecer al lector un amplio espectro de información.

El médico clínico querrá atreverse y usar imágenes para diagnósticos y tratamientos, sin embargo, un entendimiento básico de las propiedades de la CBCT es esencial para mejorar su interpretación de los resultados. Intentar comprender la electrónica y fórmulas puede resultar en un ejercicio abrumador para la mayoría de nosotros pero, el Dr. Jacobson, en el primer capítulo, se las ingenia para presentar la anatomía de las máquinas de una forma elegante y atractiva. El Dr. Jacobson es el mago tras bambalinas que se ha preocupado por muchos años en la calidad de la imagen, radiación y velocidad. En su capítulo, abre el abanico y nos maravilla con el ingenio y la creatividad necesaria para construir un escáner de CBCT.

Los tres siguientes capítulos fueron escritos por radiólogos orales y maxilofaciales y por radiólogos de cabeza y cuello. Estos dos grupos de especialistas poseen una inmensa experticia en enfermedades de cabeza y cuello y se les debe llamar si se presenta alguna patología. En el segundo capítulo, los doctores Mallya y White abordan el mayor problema de los riesgos radiobiológicos. Dicho capítulo nos permite establecer un juicio sensato y confiado con el fin de que los rayos X a través de la CBCT solo sean usados cuando los beneficios clínicos sobrepasen en gran medida a los riesgos. El Dr. Brooks, pionero y mentor de todos nosotros, repasa las patologías más relevantes y nos recuerda que a menudo los descubrimientos son fortuitos. El capítulo de los doctores Miracle y Christian es una primicia, en él se introduce el uso de la CBCT para las patologías que se estudian generalmente con TAC.

Los siguientes capítulos abordan las aplicaciones clínicas. La Dra. Cevidanes y su equipo, pioneros en el uso de imágenes tridimensionales en las cirugías ortognáticas de estabilidad prolongada, analizan el estado del conocimiento científico en la ortodoncia. A continuación, el Dr. Shepers y sus colegas comparten con nosotros las técnicas quirúrgicas más avanzadas que han inventado aprovechando la imagenología. Presentamos el uso de la CBCT en la implantología en la práctica diaria para abrir el paso a los doctores Mandelaris y Rosenfeld, quienes presentan el uso más avanzado de la guía quirúrgica en la implantología con CAD/CAM (abreviatura en ingles para Diseño Asistido por Computador y Fabricación Asistida por Computador, respectivamente), un campo que ellos han liderado desde sus inicios. El Dr., Hatcher, un innovador y líder en radiología dental, es experto en la medición de vías aéreas en 3D y comparte por primera vez un capítulo amplio sobre el tema. El Dr. Levine fue el primero en medir el impacto de la CBCT en endodoncia y lo demuestra en su capítulo único. Finalmente, el Dr. Vanderberghe nos presenta la manera de usar la CBCT en periodoncia, un campo nuevo de investigación promisoria que él mismo ha desarrollado en gran parte.

A principios de este siglo, una pequeña empresa de emprendimiento nos solicitó estimar el número de equipos de CBCT en consultorios odontológicos en los venideros años. Nuestro conocimiento fue crítico para el plan de negocios y anticipamos que la compañía podría esperar ventas de quince unidades por año en los Estados Unidos. En retrospectiva, es difícil comprender ¡cuan equivocados estábamos! Sumergidos en las opciones existentes, no pudimos imaginar lo rápido que nuestras prácticas médicas podrían cambiar. También debemos recordar que en ese momento muchos otros equipos electrónicos, que ahora son parte de nuestra vida personal, no se habían inventado. Así que hoy nos maravillamos de lo que está por venir. Este libro es un testimonio detallado de nuestro conocimiento y una ventana al futuro cercano. Esta vez, deberíamos intentar usar nuestra imaginación ya que, evidentemente, estamos al inicio de una era donde los avances tecnológicos ayuden al cuidado de los pacientes. Los visionarios que escribieron este libro nos muestran el camino hacia el futuro.