halperin

Especialidades Medicas
Novedades Anuales, Novedades Febrero 2017

Irradiación en Oncología Pedriática

  • Edición: Año 2017
  • Páginas: 480
  • Impresión: A todo color
  • Tapa: Tapa dura de lujo, gofrado
  • Formato: 21,50 x 28,00 cm
  • ISBN: 978-958-8950-21-1
  • Interés: MEDICINA - ONCOLOGIA

Edward C. Halperin concibió la idea de un nuevo libro de Irradiación en Oncología Pediátrica. Siempre han existido varios libros generales sobre la oncología de irradiación en el mercado, pero no, un libro que trate específicamente sobre el uso de la radioterapia en el tratamiento del cáncer en niños.

Hemos tratado de escribir todos los capítulos con una voz común, evitando la repetición y manteniendo la uniformidad del estilo. Hemos respetado la información histórica y hemos prestado la debida deferencia a las muchas controversias del campo. El paso del tiempo nos ha permitido ser testigos de la evolución considerable de la irradiación en oncología pediátrica.

Esperamos que las cinco ediciones de este libro hayan contribuido a un conocimiento mejorado de los beneficios y riesgos de la radioterapia para niños. Nos mantenemos firmes en nuestra creencia de que la difusión de conocimientos sobre la oncología de irradiación pediátrica mejorará la cantidad y calidad de vida de los niños que sufren de cáncer.

Edward C. Halperin: Decano, Escuela de Medicina
Profesor de Educación Médica de la Fundación Ford
Profesor de Oncología de Radiación, Pediatría e Historia - University of Louisville, Louisville, Kentucky, EUA

Louis S. Constine: Profesor de Oncología de Radiación y Pediatría.
Jefe de sección, Oncología de Radiación Pediátrica
Vice-Presidente, Departamento de Oncología de Radiación - James P. Wilmot Cancer Center
University of Rochester Medical Center
Rochester, New York , EUA

Nancy J. Tarbell: Profesora de C. C. Wang de Oncología de Radiación
Decana para Asuntos Académicos y Clínicos
Massachusetts General Hospital Harvard Medical School, Boston, Massachusetts, EUA

Larry E. Kun: Miembro y Presidente, Departamento de Ciencias Radiológicas
St. Jude Children’s Research Hospital
Profesor, Departamentos de Radiología y Pediatría
University of Tennessee College of Medicine
Memphis, Tennessee, EUA

CONTENIDO

1. El problema del cáncer en niños

2. Leucemias en niños

3. Tumores cerebrales supratentoriales

4. Tumores de la fosa posterior y el canal espinal

5. Retinoblastoma

6. Neuroblastoma

7. Linfoma de Hodgkin

8. Linfoma no Hodgkin

9. Sarcoma de Ewing

10. Osteosarcoma, cordoma y condrosarcoma

11. Rabdomiosarcoma

12. Sarcomas de tejido blando distintos del rabdomiosarcoma; tumor desmoide

13. Tumor de Wilms

14. Tumores de hígado en niños

15. Tumores de células germinales y células estromales de lasgónadas y tumores de células germnales extragonadales

16. Tumores endocrinos, del tracto aerodigestivo y de seno

17. Histiocitósis de células de Langerhans

18. Hemangioma, linfangioma ycáncer de piel

19. Efectos tardíos del tratamiento contra el cáncer

20. Segundo cáncerprimario

21. Anestesia para radioterapia de rayo externo

22. Dispositivos de estabilización e inmovilización

23. Tratamiento del dolor del cáncer en niños

24. Disminución de recuento sanguíneo en el niño con cáncer

25. Problemas nutricionales en el niño con cáncer

26. Aspectos psicosociales de la radioterapia para el niño y la familia con cáncer

x - xi

Prefacio

Carl Sandburg es mejor conocido como poeta y biógrafo, quien publicó una novela titulada Remembrance Rock en 1948. En el capítulo 2 escribió: Un bebé es la opinión de Dios acerca de que la vida debe continuar… Nunca un maravilloso invento reciente será tan maravilloso como un bebé recién nacido. El mejor de nuestros relojes de precisión, la mayoría supercolosal de nuestras
plantas sobrercargo, no se comparan con un bebé recién nacido en el número y el ingenio de las bobinas y los resortes, en el flujo y el cambio de soluciones químicas, en dispositivos de sincronización y partes interrelacionadas que son irremplazables.

Un bebé es muy moderno. Sin embargo, también es lo más antiguo de lo antiguo. Un bebé no sabe que es una antigua y venerable antigüedad — pero lo es. Antes de que el hombre aprendiera cómo hacer un alfabeto, cómo hacer una rueda, cómo hacer fuego, supo qué es hacer un bebé — con la gran ayuda de la mujer y su Dios y Creador.

En 1986, uno de nosotros (Edward C. Halperin) concibió la idea de un nuevo libro de Irradiación en Oncología Pediátrica. Siempre han existido varios libros generales sobre la oncología de irradiación en el mercado, pero no, un libro que trate específicamente sobre el uso de la radioterapia en el tratamiento del cáncer en niños. El doctor Halperin creyó que habría una necesidad de un texto enfocado en la Irradiación en Oncología Pediátrica y habría que escribirlo. Inicialmente, contactó varias compañías de ediciones médicas en Estados Unidos en un intento por “vender la idea”. El capítulo muestra inicial, “Histocitosis de células de Langerhans”, fue sometido a estas compañías de edición junto con una carta de propuesta. Mientras recibió varias revisiones favorables, la mayoría de las compañías de edición rechazó la propuesta del libro basándose en que el
mercado al que se dirigía el libro era muy pequeño. Después de varios rechazos, Raven Press de la ciudad de Nueva York aceptó publicar el libro.

El doctor Halperin, en aquel momento un profesor asistente de 32 años de edad, creyó que este emprendimiento era demasiado para una sola persona. Escribió a su colega Larry E. Kun, al St. Jude Children’s Research Hospital en Memphis, Tennessee, para persuadirlo de unirse a él en el proyecto. Después de varias conversaciones, los doctores Kun y Halperin elaboraron los lineamientos para el libro propuesto y añadieron al equipo a los doctores Nancy J. Tarbell de Bostón y a Louis S. Constine de Rochester.

Tuvimos una visión muy específica para este libro. La mayoría de los libros de irradiación en oncología clínica tienen varios tomos perfectamente apropiados para mantener una puerta abierta o levantar el proyector de diapositivas para la conferencia de la mañana. En estos volúmenes enciclopédicos, cada capítulo fue asignado a un solo autor para que así el libro fuera escrito por varios y diferentes expertos. Si un lector se dedicara a un capítulo en particular, serían necesarias varias horas de estudio, casi siempre con un rotulador a la mano. Nuestra opinión para Irradiación en Oncología Pediátrica fue considerablemente diferente.

Nos imaginamos un residente menor en irradiación en oncología trabajando en un paciente hasta altas horas de la tarde. El residente es responsable, en nuestra imaginación, de presentar el caso al médico tratante a la mañana siguiente. ¿Cómo estaría listo para la presentación? ¿Sería adecuado dedicar tiempo en la biblioteca, leer varios libros y hacer largas copias fotostáticas de los artículos de revistas relevantes? Probablemente no. (Por otra parte, cuando nos imaginamos este libro, fue mucho antes de la edad de aumentar las búsquedas por computadora para artículos de revistas y la capacidad de un equipo para “descargar” las referencias pertinentes).

Por tanto, nuestro punto de vista fue que necesitamos crear un libro donde cada sección deba dedicarse a un tumor específico y pueda leerse por un residente menor hipotético en un lugar por el espacio de una hora. Esperamos que este residente menor hipotético en entrenamiento pueda encontrar en nuestro libro la suficiente información pertinente para entender la enfermedad que debe enfrentar, qué necesita para realizar estudios diagnósticos y de estadificación, cuál estrategia de tratamiento debe utilizar y, cuándo sea necesario, cómo emplear la radioterapia.

Para la mañana siguiente, cuando el residente deba enfrentar el médico tratante, este joven médico en entrenamiento no debe presentarse a sí mismo como un experto, pero, por lo menos, debe ser alguien que sea competente, esté informado y listo para explorar el tema a más profundidad.

Es difícil de creer que casi un cuarto de siglo pasó desde que el doctor Halperin tuvo su primera idea, sentado en su consultorio en Durham, Carolina del Norte, hasta crear este libro. Sin embargo, así haya pasado mucho tiempo, ciertos principios de este libro han permanecido sin cambios. Hemos tratado de escribir todos los capítulos con una voz común, evitando la repetición y manteniendo la uniformidad del estilo. Hemos respetado la información histórica y hemos prestado la debida deferencia a las muchas controversias del campo. El paso del tiempo nos ha permitido ser testigos de la evolución considerable de la irradiación en oncología pediátrica. Cuando escribimos esta primera edición del libro, el papel de la radioterapia en el tratamiento de la leucemia infantil, retinoblastoma, neuroblastoma, enfermedad de Hodgkin, tumor de Wilms e histiocitosis de
Langerhans, éramos muy distintos de lo que somos hoy día. La información que fuimos capaces de presentar a nuestros lectores acerca de los efectos tardíos del tratamiento del cáncer y los segundos neoplasmas malignos inducidos por el tratamiento fue menos considerable.

El desafío de la irradiación en oncología pediátrica se deriva del amplio espectro de las enfermedades complejas, todas con su propia biología e historia natural. La integración óptima y creativa de la radioterapia en su tratamiento requiere un entendimiento sofisticado de la enfermedad así como de las consecuencias adversas de todas las modalidades de tratamiento. La oncología pediátrica asusta a muchos oncólogos de irradiación, debido a que cada paciente abre un mundo extraño en el que el doctor no solo debe entrar sino también tener éxito. Hay mucho en juego desde que la mayoría de los cánceres infantiles son curables, porque los niños pueden lesionarse y vivir mucho tiempo con la lesión.
Todos juntos hemos envejecido casi un cuarto de siglo con estas ediciones. El lector evidenciará que los autores originales estarán listos para pasar la antorcha a la nueva generación de oncólogos de irradiación pediátrica, muchos de los cuales ahora están comprometidos con la escritura de estos capítulos. De hecho, la preocupación para el futuro es que los oncólogos de irradiación no se  convertirán en expertos en pediatría ya que esto requiere invertir mucho tiempo y tiene poca recompensa financiera. Uno de nuestros objetivos es desmitificar la oncología de irradiación pediátrica.

La respuesta a este libro ha sido muy gratificante. Nunca imaginamos que, en 1986, habría cinco ediciones de este libro y que debíamos asumir un nicho en la literatura médica. De hecho, hemos asistido a reuniones médicas y hemos escuchado que se refieren a este libro como simplemente “el libro”.

Esperamos que las cinco ediciones de este libro hayan contribuido a un conocimiento mejorado de los beneficios y riesgos de la radioterapia para niños. Nos mantenemos firmes en nuestra creencia de que la difusión de conocimientos sobre la oncología de irradiación pediátrica mejorará la cantidad y calidad de vida de los niños que sufren de cáncer.

Edward C. Halperin, M.D., M.A.
Louis S. Constine, M.D.
Nancy J. Tarbell, M.D.
Larry E. Kun, M.D.