libro-9

Especialidades Medicas
Novedades Anuales, Novedades Octubre 2017

Cirugía de Nervios

  • Edición: 2018
  • Páginas: 644
  • Impresión: A todo color
  • Tapa: Tapa dura de lujo, gofrado
  • Formato: 21,50 x 28,00 cm
  • ISBN: 978-958-8950-88-4
  • Interés: Neurocirujanos

Una guía autorizada sobre la Cirugía de Nervios Periféricos de una líder en el campo.

Susan E. Mackinnon presenta la filosofía de tratamiento y manejo clinico sobre Cirugía de Nervios. Esta obra ofrece una amplia cobertura de opciones quirúrgicas innovadoras así como orientación sobre el manejo de neuropatías de complicada compresión. Se incluye información probada y verdadera, así como técnicas quirúrgicas vanguardistas tales como la transferencia nerviosa la cual provee capítulos sobre los principios básicos de la cirugía nerviosa, tales como “Anatomía y Fisiología para el cirujano de nervios periféricos” y “Evaluación del paciente con lesiones nerviosas o compresión nerviosa”.

Características principales

  • Más de 850 figuras y fotografías explicativas a todo color que demuestran conceptos clave
  • Vídeos narrados por la Dra. Mackinnon disponibles en línea
  • Cobertura de condiciones importantes que pueden ser tratadas conservadoramente, tales como el síndrome del opérculo torácico neurogénico, la neuropatía por compresión multinivel y el desequilibrio muscular
  • Estrategias y procedimientos alternativos para cirugías nerviosas fallidas
  • Proporciona consejos sobre cómo maneja casos complicados de dolor

 

CONTENIDO

Capítulo 1:   Anatomía y fisiología dirigida al cirujano de nervio periférico

Capítulo 2:   Evaluación del paciente con lesión nerviosa o compresión nerviosa

Capítulo 3:   El examen electro diagnóstico de lesiones del nervio periférico

Capítulo 4:   Reparación e injerto nervioso

Capítulo 5:   Transferencia nerviosa para el antebrazo y la mano

Capítulo 6:   Procedimiento de transferencia nerviosa para el tratamiento de la cuadriplejia

Capítulo 7:   Sustitutos del trasplante de autoinjerto nervioso: conductos nerviosos y aloinjertos procesados

Capítulo 8:   Trasplante de aloinjerto del nervio periférico

Capítulo 9:   Compresión y lesión del nervio mediano

Capítulo 10: Compresión y lesión del nervio cubital

Capítulo 11: Compresión y lesión del nervio radial

Capítulo 12: Síndrome del opérculo torácico

Capítulo 13: Neuropatía por lesión y compresión en extremidades inferiores

Capítulo 14: Lesiones en el plexo braquial

Capítulo 15: Parálisis obstétrica del plexo braquial

Capítulo 16: Lesión de nervio facial

Capítulo 17: Transferencia tendinosa para la reconstrucción funcional

Capítulo 18: Tumores del sistema nervioso periférico

Capítulo 19: Manejo quirúrgico de cefaleas crónicas, migrañas y neuralgias

Capítulo 20: Secuelas de las lesiones de nervio periférico

Índice alfabético

Susan E- Mackinnon: Sydney M. Shoenberg Jr. y Robert H. Shoenberg Profesor de cirugía - Director, División de cirugía plástica y de reconstrucciónFacultad de medicina de la Universidad de Washington, St. Louis, Missouri, EUA

Capítulo 1:   Anatomía y fisiología dirigida al cirujano de nervio periférico

Capítulo 2:   Evaluación del paciente con lesión nerviosa o compresión nerviosa

Capítulo 3:   El examen electro diagnóstico de lesiones del nervio periférico

Capítulo 4:   Reparación e injerto nervioso

Capítulo 5:   Transferencia nerviosa para el antebrazo y la mano

Capítulo 6:   Procedimiento de transferencia nerviosa para el tratamiento de la cuadriplejia

Capítulo 7:   Sustitutos del trasplante de autoinjerto nervioso: conductos nerviosos y aloinjertos procesados

Capítulo 8:   Trasplante de aloinjerto del nervio periférico

Capítulo 9:   Compresión y lesión del nervio mediano

Capítulo 10: Compresión y lesión del nervio cubital

Capítulo 11: Compresión y lesión del nervio radial

Capítulo 12: Síndrome del opérculo torácico

Capítulo 13: Neuropatía por lesión y compresión en extremidades inferiores

Capítulo 14: Lesiones en el plexo braquial

Capítulo 15: Parálisis obstétrica del plexo braquial

Capítulo 16: Lesión de nervio facial

Capítulo 17: Transferencia tendinosa para la reconstrucción funcional

Capítulo 18: Tumores del sistema nervioso periférico

Capítulo 19: Manejo quirúrgico de cefaleas crónicas, migrañas y neuralgias

Capítulo 20: Secuelas de las lesiones de nervio periférico

Índice alfabético

En 1970 estando en Canadá, en la Universidad de Queen en Kingston, provincia de Ontario, me enamoré de Alec Patterson y del sistema nervioso periférico. Cuatro décadas más tarde aún estoy perdidamente enamorada de los dos. Durante mi carrera quirúrgica he tenido la suerte de haber presenciado dos grandes cambios de paradigma en la cirugía nerviosa: el paso de la reparación de nervios a los injertos nerviosos y de los injertos nerviosos a las transferencias nerviosas. Estos cambios radicales en el manejo de las lesiones nerviosas ilustran el concepto de Thomas Kuhn del desarrollo científico como una sucesión de períodos encauzados por la tradición que son interrumpidos por repentinas rupturas o cambios de paradigma. Kuhn hacía hincapié en que para que estos cambios se produjeran se debía identificar los problemas, las grietas o las fallas en las creencias o en los procedimientos existentes. Examinando estos cambios de paradigmas científicos a lo largo del tiempo, él enfatiza en que cuando se producen siempre son controversiales, y motivo de debate y discusiones acaloradas. Estoy consciente de que nuestros primeros cursos sobre transferencias nerviosas fueron recibidos con cierto grado de escepticismo, de igual forma que el Dr. Hanno Millesi, uno de los primeros defensores de los injertos nerviosos, recientemente compartió sus recuerdos sobre cómo durante la década de los 60 y 70 del siglo XX se produjeron desacuerdos relacionados con el cambio del procedimiento de reparación versus injerto. Los doctores Sir Sidney Sunderland y Leonard Goldner eran fuertes defensores de la reparación nerviosa directa incluso con brechas de hasta 13 cm. Hanno Millesi y Algis Narakas popularizaron el injerto de nervios y propiciaron el cambio de la reparación nerviosa a la técnica de injerto de nervios, lo cual produjo un considerable debate; el Dr. Millesi recuerda:

“En 1963 me encontraba en EE.UU. y conocí a James Smith, quien también había comenzado a realizar sutura nerviosa usando el microscopio. Volví a Viena y empecé a hacer experimentos con suturas utilizando el microscopio y conseguí buenas recuperaciones sólo en los casos en los que la tensión en el lugar de la reparación era completamente evitada. Sólo en esos casos se podían aprovechar las ventajas de la ampliación óptica. La única manera de lograr esto en un caso de defecto era utilizar un injerto; así que empecé a efectuar casos clínicos después de haber cambiado la técnica y obtuve resultados sorprendentemente buenos. Las primeras presentaciones al respecto fueron recibidas con dudas y críticas. Tuve una discusión con el Dr. Eric Moberg tras lo cual me pidió una demostración de la técnica y tanto él como Sir Donald Brooks vinieron a Viena a visitarme. Sir Donald Brooks era un renombrado cirujano británico que trabajó junto con Sir Herbert Seddon con injertos de cables y estaba al tanto de los resultados adversos, por esta razón era especialmente crítico. Después de esa visita Moberg y Brooks se convencieron de las ventajas de los injertos nerviosos y comenzaron a apoyar mi trabajo. En EE.UU. había una especie de predisposición en contra del injerto de nervios. El Dr. Sterling Bunnell y el Dr. Joseph Boyes habían tenido algunos casos con el uso de injertos de cable, al parecer con resultados tan insatisfactorios como los de Sir Seddon. El Dr. Leonard Marmor, un cirujano de Los Ángeles, había usado aloinjertos nerviosos irradiados y hasta donde sé, muchos de ellos tuvieron que ser extirpados y en consecuencia la reputación general de los injertos nerviosos no era buena. Un gran avance se produjo en el simposio de 1978 en Durham, Carolina del Norte. En dicho simposio organizado por el Dr. Leonard Goldner todavía se enfatizaba la reparación de nervios, incluso en casos de defectos largos. Se presentó el caso de un niño que había sufrido un defecto de 10 cm del nervio radial. Se extirpó 10 cm de la diáfisis humeral a fin de lograr la reparación. En la misma sesión el Dr. Raymond Curtis reportó 25 casos de extensos defectos del nervio radial tratados por medio de injertos de acuerdo con mi técnica obteniendo resultados superiores”.

La introducción de la microcirugía y la popularización de las técnicas de injertos nerviosos de finales de las décadas de 1970 y 1980, mejoraron los resultados quirúrgicos en pacientes cuando una reparación directa y libre de tensión no era posible. En la década de 1990 los conductos sintéticos ganaron relevancia en el tratamiento de hendiduras de los nervios cortos en nervios sensitivos de pequeño diámetro y alotransplantes nerviosos que habían jugado un papel limitado por lesiones nerviosas devastadoras, que de otra manera serían irreparables. Sin embargo, durante más de una década, la innovación en la cirugía de nervios periféricos estuvo relativamente “estancada”. El siguiente gran cambio hacia la transferencia nerviosa tuvo que esperar una década de investigación básica con un aumento sustancial de nuestro entendimiento de la neuro-regeneración y la reanimación muscular.

Durante abril de 1991, en mi propia práctica quirúrgica amplié el uso de la transferencia nerviosa para lesiones altas del nervio cubital y lesiones altas del plexo braquial con transferencias del interóseo anterior al cubital profundo y del pectoral medial al musculocutáneo. Veinte años más tarde, las transferencias nerviosas se han vuelto más sofisticadas y se han elevado nuestras expectativas para una recuperación funcional luego de una lesión del nervio severa. Mientras que las nuevas transferencias nerviosas se describen casi de forma mensual, el concepto de transferencia nerviosa es ahora la corriente principal y se considera un componente clave de la cirugía nerviosa moderna. Estos procedimientos han cambiado el tratamiento de las lesiones nerviosas y los resultados pueden ser realmente espectaculares. El impulso para Cirugía de nervios es prepararse para una nueva era en el tratamiento quirúrgico de las lesiones nerviosas.

La Universidad de Toronto y la Escuela de Medicina de la Universidad Washington de St. Louis me han proporcionado talentosos y brillantes colegas con quienes trabajar y un fuerte entorno sobre investigación neurocientífica. Nuestro laboratorio de investigación, financiado inicialmente por el Medical Research Council de Canadá y ahora por los Institutos Nacionales de Salud, nos permite hacer y responder preguntas clínicas y llevar los resultados del laboratorio directamente a la práctica clínica. Las transferencias nerviosas per se no son una idea nueva, pero las transferencias nerviosas tempranas no se han traducido en un éxito clínico ya que se hicieron sin la “posibilidad adyacente” de microcirugía, neurólisis interna y una comprensión de la microtopografía y la anatomía interna del nervio periférico. Durante una década y la mitad de mi investigación me centré en los alotrasplantes nerviosos y aunque no fueron una “cura” para lesiones nerviosas clínicas, proporcionaron la plataforma neurológica para el trasplante de tejido funcional compuesto y sobretodo, las técnicas de laboratorio para investigar los tipos de lesiones nerviosas y la reconstrucción que proporciona esencialmente esa “posibilidad adyacente” de investigar los matices de las transferencias nerviosas. Es importante destacar que el desarrollo de ratas transgénicas específicas en nuestro laboratorio nos ha permitido visualizar con precisión los modelos de transferencia nerviosa en “tiempo real”.

Este libro ha sido escrito para todos los cirujanos que tratan pacientes con lesiones nerviosas. La cirugía del nervio periférico es algo así como una especialidad “huérfana” que es realizada por cirujanos plásticos, cirujanos ortopédicos, cirujanos de la mano, neurocirujanos, otorrinolaringólogos y cirujanos generales. Incluso la reparación de lesiones simples del nervio digital con tensión pueden alterar de forma irreparable la vida del paciente y producir secuelas dolorosas. En el otro extremo, la última década de guerra contra el terrorismo ha dado lugar a terribles lesiones nerviosas de las extremidades que no se habían visto anteriormente. Más de 360.000 reparaciones de nervios se realizan anualmente en Estados Unidos. Se estima que el 54% de todas las heridas de combate son heridas de las extremidades, se reportan a la fecha más de 52.000 heridas de combate directas debido a las operaciones militares estadounidenses en curso.

Este libro comienza con un capítulo sobre la anatomía y la fisiología que hace hincapié en la importancia del trabajo de laboratorio en optimizar el manejo clínico de pacientes con lesiones nerviosas. A continuación ofrece mi “visión” en los conceptos tradicionales de evaluación del paciente con un nervio lesionado, de reparación nerviosa, y de cuestiones específicas de cada nervio principal. La mayoría de nuestras transferencias nerviosas son detalladas en esta obra. En mayo del 2010, hicimos la primera transferencia nerviosa en un paciente tetrapléjico de C7 para restaurar algunas funciones importantes de la mano. El Dr. Martin Robson trajo desde el internado quirúrgico a nuestra clínica a su amigo de toda la vida quien estaba paralizado “para un procedimiento de transferencia nerviosa que le diera alguna función de la mano.” Un capítulo sobre transferencias nerviosas en pacientes con tetraplejia presenta una nueva área de investigación y estudio. He tenido un amplio y prolongado respeto por las secuelas dolorosas asociadas con lesiones nerviosas y mantengo mi humildad ante este problema que puede alterar la vida del paciente; por esto, se ha dedicado un capítulo a este tema. En mi estantería reposa un Hand Clinics sobre transferencia de tendones publicado en 1974 y todavía recurro a él con frecuencia. Por esta razón he incluido un capítulo sobre las transferencias tendinosas que siempre se deben tener en cuenta, especialmente en los casos tardíos de lesiones nerviosas, y con frecuencia son útiles como complemento de la reconstrucción nerviosa. Hay capítulos específicos sobre reanimación facial, tratamiento quirúrgico de los dolores de cabeza, tumores de los nervios periféricos, y por supuesto, nuestra pasión, el manejo de pacientes con lesiones del plexo braquial.

Por último, mis colegas de la Facultad de Medicina de la Universidad Washington de la División de Cirugía Plástica y de Reconstrucción, la Dra. Ida Fox y el Sr. Andrew Yee, durante muchos años han trabajado en el desarrollo de un sitio web (nervesurgery.wustl.edu). En esta página web continuamos actualizando los procedimientos quirúrgicos y los ofrecemos como foro para la presentación de casos clínicos problemáticos y dificultades actuales en relación a esta desafiante condición clínica.