Lipoescultura Masculina, bases técnicas.
Por: Amolca, C.A., 17 junio

En la actualidad, cada vez más hombres se realizan este procedimiento en busca de mejorar su contorno corpo­ral, eliminar depósitos de grasa localizada, lucir una figu­ra más delgada y porque desean marcación muscular; esto ha hecho que los cirujanos plásticos perfeccione­mos nuestra técnica de lipoescultura.

Hay que tener en cuenta algunas consideraciones importantes cuando se va a realizar una lipoplastia en hombres, ya que las características morfológicas son di­ferentes a las de las mujeres; en ellos es más común que la grasa se acumule en el abdomen y el tronco, dando como resultado una apariencia robusta con abdomen globoso, mientras que en las mujeres los depósitos de grasa se localizan en el tercio inferior del tronco, las caderas y el tercio superior de los mus­los,lo que da como resultado un cuerpo en forma de pera.

En el hombre, los depósitos indeseables de grasa se presentan en la papada, la región pectoral (gineco­mastia), alrededor del tronco, flancos y abdomen, donde puede existir un panículo adiposo subcutáneo importan­te, además de grasa intraabdominal acumulada en el mesenterio o epiplón, con un contenido intraabdominal aumentado que empeora la apariencia. También existe un depósito graso en la región dorsal, que es menor que en las mujeres; en las extremidades inferiores el acúmulo se presenta más en casos de obesidad.

Las bases técnicas de la lipoescultura en hombres y mu­jeres son las mismas, pero hay que tener en cuenta las variaciones anatómicas mencionadas anteriormente.

En la gran mayoría de los casos, con el paciente bajo anestesia general o epidural, preferimos utilizar la técni­ca súper húmeda en la que el volumen infiltrado va a ser igual o semejante al volumen aspirado. Utilizamos una solución 1: 1 000 000 (1 para un millón), es decir, 1 mg de adrenalina por cada 1 000 ml de solución de Ringer, sin sobrepasar un total de 10 mg de adrenalina; nuestro límite de aspirado son 5 000 ml.

En los casos en que el procedimiento involucra solo una área anatómica y nuestro cálculo de lipoaspiración va a ser menor a 1 000 ml, el procedimiento se realiza bajo anestesia local usando la solución tumescente de Klein modificada por Toledo (solución de Ringer: 500 ml, lidocaína al 2%: 20 ml, adrenalina: 1 ml, bicarbonato de sodio 3%: 5 ml), que correspondería a una solución 1:500 000 de concentración con relación a la adrenalina.

Cuando se utiliza ultrasonido existe la necesidad de hacer una infiltración más generosa para proteger la piel de eventuales quemaduras. Por cada 100 ml de solución infiltrada se puede utilizar el ultrasonido por 1 minuto. El procedimiento se comienza en la región dorsal y se divide por zonas. Una línea vertical divide todo el dorso desde la séptima vértebra cervical hasta el sacro; una horizontal que pasa inmediatamente por debajo de las escápulas, delimita inferiormente el área, el reborde de las crestas ilíacas, y lateralmente las líneas axilares posteriores, deli­mitando de esta manera cuatro áreas en la región dorsal. El abdomen se divide en cuatro áreas: una línea horizontal que pasa a nivel del ombligo y dos líneas verticales conti­nuación de la línea axilar anterior desde los rebordes cos­tales inferiores hasta la cresta ilíaca, quedando un área inferior que corresponde al hipogastrio, un área superior que corresponde al meso e hipogastrio, y dos áreas la­terales que corresponden a los flancos delimitados pos­teriormente por la línea axilar posterior, y finalmente las áreas laterales del tórax. De esa manera, quedan en total 10 áreas a ser tratadas; en cada área utilizamos el equipo de ultrasonido al 70% de su potencia durante 2 minutos, y así se obtiene una emulsificación y lipólisis adecuada de la grasa. Posteriormente, se remueve con cánula de 4 mm, en la cara interna del muslo, el área peritrocantérica, la cara posterior y lateral de los brazos y la papada; tam­bién se utiliza un equipo a 40% de potencia.

Cuando en el planeamiento quirúrgico se contempla realizar lipoinjerto, la grasa necesaria se extrae con el método tradicional y posteriormente se pasa el ultraso­nido en la zona donante de grasa para obtener la retrac­ción cutánea que el ultrasonido proporciona.

Si desea conocer detalles relacionados con otros aspectos clave de este tipo de cirugía como el instrumental, el manejo de líquidos, los criterios de alta y el manejo postquirúrgico, consulte el Tratado de Cirugía Plástica, Reconstructiva y Estética del Profesor. Dr. Felipe Coiffman

COMPARTIR EN TUS REDES:
Facebook
Twitter

0 Comentarios

Deja tu comentario!

OTROS POST:
Lipoescultura Masculina, bases técnicas.
Por: Amolca, C.A., 17 junio
Leer más
Abdominoplastias invertidas
Por: Amolca, C.A., 4 agosto
Leer más
Cáncer de mama, consideraciones para el cirujano plástico
Por: Amolca, C.A., 16 octubre
Leer más