Ecocardiografía en Niños – Conceptos Generales
Por: Amolca, C.A., 28 noviembre

Extracto del Texto Original de:
Lilian M. Lopes

La ecografía pediátrica puede y debe ser mucho más que una simple definición anatómica. El reto de acertar o errar sobre el tipo de cardiopatía congénita, aunque nos lleve a emociones desafiantes y sea un sentimiento positivo, solo es una parte de lo que se puede hacer actualmente con tantos recursos tecnológicos disponibles. Por lo tanto, para realizar un análisis adecuado y correcto del corazón del niño, también nos debemos preocu­par por la comodidad del paciente, la edad y la historia clínica. En los próximos párrafos repasaremos algunos aspectos prácticos que limitan la ecocardiografía de las cardiopatías congénitas en adultos y niños.

La ecocardiografía pediátrica debe empezar por comprender las razones que llevaran al paciente a reali­zarse un ecocardiograma. Este análisis debe realizarse a partir de la lectura del informe médico que indique los motivos de la referencia. Si este informe no presenta las razones, ya que muchas veces nos topamos con informes de tipo “soplo cardíacos” en niños con cicatrices quirúrgicas y/o cianóticos, debemos investigar con los familiares datos de la historia clínica tales como ecocardiogramas previos, nombre de la cardiopatía des­crita anteriormente, nombre de la cirugía realizada, etc. Es muy importante revisar el resumen de egreso con detalles del procedimiento quirúrgico para poder obtener un examen de mayor calidad. Cuando no es posible obtener estas informaciones por parte de los familiares, resulta de gran importancia el examen de cor del pa­ciente, aspecto del tórax, presencia o no de disnea, hipodesarrollo y llanto irritante en bebés. Es evidente que un niño cianótico o con mucho llanto tiene muchas más posibilidades de presentar una cardiopatía congénita compleja que un niño en edad escolar referido apenas por soplo inocente.

Las salas de espera y del examen deben ser personalizadas y cómodas. Se debe considerar un espacio para los familiares, especialmente para que la madre pueda permanecer junto a los pequeños pacientes o lo más cerca posible. Como la temperatura de la habitación debe mantenerse baja debido a la necesidad operacional del equipo, es importante requerirle al paciente cobertores adicionales para evitar incomodidad durante el examen. Los monitores de televisión deben colocarse estratégicamente para que el niño se entretenga con sus películas y caricaturas favoritas con el fin de minimizar cualquier inconveniente que pudiera surgir durante el análisis.

En caso de que toda esta estrategia no sea suficiente para minimizar la ansiedad del niño, debe conside­rarse la sedación en pacientes entre 3 meses y 2 años. Por seguridad, la sedación debe realizarse en ambien­te hospitalario o en clínicas que contengan material de reanimación para casos de cualquier complicación. Usualmente se utiliza el hidrato de cloral a 10% en dosis de 50 a 75 mg/kg. Se requerirá ayuno de 2 horas.

 

Fuente: Lilian Lopes, Ecocardiografía Pediátrica.

COMPARTIR EN TUS REDES:
Facebook
Twitter

0 Comentarios

Deja tu comentario!

OTROS POST:
Ecocardiografía en Niños – Conceptos Generales
Por: Amolca, C.A., 28 noviembre
Leer más
Cáncer de Colon – Casos difíciles y complicados
Por: Amolca, C.A., 26 abril
Leer más
COIFFMAN, una referencia en Cirugía Plástica en Iberoamérica.
Por: Amolca, C.A., 25 abril
Leer más