Complicaciones en mamoplastia de aumento
Por: Amolca, C.A., 27 junio

Extracto del texto original de Freddy Sanabria Scharf

Aunque esta es una de las cirugías más frecuente­mente realizadas en todo el mundo, tanto el cirujano como la paciente deben comprender que es un dispo­sitivo médico que no está exento de complicaciones de las cuales las más frecuentes son:

Infección

La infección es un riesgo inherente después de cual­quier tipo de cirugía invasiva. Entre los síntomas de una infección aguda se encuentran eritema o enrojecimien­to, calor, dolor a la palpación, seroma y fiebre. La infec­ción que no responde al tratamiento antibiótico puede requerir la extracción del implante. Los biofilm son un tipo de infección subclínica, que se pueden manifestar con contractura capsular o con seromas tardíos o reci­divantes.

Contractura capsular

La implantación de cualquier elemento extraño en el cuerpo desencadenará su aislamiento por parte del or­­ganismo con una membrana llamada “cápsula”. Aunque los implantes de envoltura de elastómero de silicona son inertes químicamente, se genera una cápsula fibrótica a su alrededor en todos los casos, aunque no todas las cápsulas se contraen. La contractura del tejido capsular fibroso que rodea el implante puede ocasionar rigidez o firmeza, molestia o dolor en la mama, distorsión de su forma, palpación del implante o desplazamiento. Se des­conoce la etiología de la contractura capsular, pero lo más probable es que sea multifactorial. La contractura se desarrolla en grados variables (Baker I a IV) y puede presentarse de unas semanas a varios años después de la cirugía.

Hematomas

Cualquier procedimiento que injurie algún tejido vivo po­drá generar un hematoma o acumulación de sangre en el espacio periprotésico. De presentarse, debe ser drenado para evitar posteriormente una contractura capsular.

Seromas

Es la acumulación de líquido inflamatorio en el espacio del bolsillo de la prótesis. Su persistencia debe hacer sospechar de una contaminación por biofilme. Una expli­cación es la metaplasia sinovial de células de la cápsula a células secretoras. En todo caso debe realizar un estu­dio bacteriológico para detectar infección (generalmen­te exudado) y un estudio histopatológico para descartar la exótica presentación de una enfermedad de células T. Como pude ser por sobreinfección por biofilme o una metaplasia a células secretoras, puede requerir el retiro del implante y su cápsula, para una nueva colocación unos meses después.

Pérdida de la sensibilidad

Después de cualquier procedimiento quirúrgico existe el riesgo de presentar anestesia o hiposensibilidad tempo­ral o permanente. Pueden corresponder a neuropraxias o axonotmesis de los nervios sensitivos de la glándula mamaria. Una técnica quirúrgica cuidadosa puede mini­mizar este riesgo, pero no lo evita.

Hipersensibilidad

De igual manera, se puede presentar un aumento de la sensibilidad del pezón después de la cirugía, la cual ge­neralmente es transitoria.

Cicatriz inestética

La excesiva acumulación de colágeno en el lugar de la incisión durante el proceso de cicatrización hace que algunas pacientes desarrollen cicatrices con afectación cosmética. Las cicatrices queloides se pueden extender más allá de los bordes de la cicatriz y pueden seguir creciendo a lo largo del tiempo. Las cicatrices hipertróficas se limitan, por lo general, al lugar original y responden bien al tratamiento de revisión de la cicatriz.

Calcificaciones

Se pueden presentar depósitos de calcio en el tejido ma­mario maduro con implantes o sin ellos. Con la coloca­ción de implantes, aumenta su incidencia a partir de los 10 años, presentándose 33% de 13 a 14 años, 45% de 15 a 16 años y en un 57% de 17 a 22 años de implanta­ción. Estas microcalcificaciones generalmente se pue­den clasificar como benignas, las cuales también suelen estar presentes en pacientes sin implantes.

Ruptura

Los implantes de mama no son dispositivos permanen­tes y deben ser reemplazados cada 10 años según re­comendación de la FDA después de su aprobación en el 2006. Debido a la cohesión del gel de los implantes de últimas generaciones, algunas rupturas del gel pasan inadvertidas a menos que se hagan exámenes imageno­lógicos o una exploración quirúrgica. Las rupturas ge­neralmente son intracapsulares pero puede producirse una extravasación del bolsillo quirúrgico. Se han descri­to inflamación y la formación de granulosas de silicona. Entre las causas de ruptura se encuentran: lesión pro­ducida por instrumentos quirúrgicos, traumatismos in­traoperatorios y postoperatorios, compresión y desgaste por fricción de la envoltura del elastómero de silicona. Cualquier implante con sospecha de ruptura deberá ser retirado.

Otras complicaciones descritas en el tratado de Cirugía Plástica, Reconstructiva y Estética del Profesor. Dr. Felipe Coiffman son:

  • Adenopatías axilares a cuerpo extraño
  • Extrusión
  • Arrugas y pliegues
  • Interferencias en la mamografía
  • Asimetría
  • Dolor
  • Rotación
  • Explantación

Entre otras.

Si desea conocer más detalles de las complicaciones mencionadas, consulte el texto antes indicado.

COMPARTIR EN TUS REDES:
Facebook
Twitter

0 Comentarios

Deja tu comentario!

OTROS POST:
Complicaciones en mamoplastia de aumento
Por: Amolca, C.A., 27 junio
Leer más
Abdominoplastias invertidas
Por: Amolca, C.A., 4 agosto
Leer más
Cáncer de mama, consideraciones para el cirujano plástico
Por: Amolca, C.A., 16 octubre
Leer más