Cirugía Bariática: Resultados y Complicaciones
Por: Amolca, C.A., 30 agosto

Extracto del Texto Original de:

Katherine Graw Lamond, MD, MS, y Anne O. Lidor, MD, MPH

Después de todos los procedimientos bariátricos, los pacientes se ven en la primera cita de seguimiento a las 2 semanas para asegurarse de que están bien hidratados, ejercitándose y sin complicaciones de la herida. Luego se ven a los 3, 6, 12, 18 y 24 meses y después anualmente para seguir la pérdida de peso y algún problema nutricional. Los pacientes son alentados a controlarse con nutricionistas y a permanecer indefini­damente con sus grupos de apoyo. Durante 1 mes después de la cirugía, los pacientes son todos mantenidos en una dieta de puré de alto valor proteico y gradualmente avanzarán a los alimentos sólidos. También recibirán suplementos multivitamínicos, calcio y vitamina B12. Esto es especialmente importante para los pacientes con bypass gástrico y SD-DBP que corren un mayor riesgo de malabsorción y posible malnutri­ción. Para las mujeres menstruando, siempre se considera el uso de su­plementos de hierro.

La pérdida de peso después del bypass gástrico y el SD-DBP ocu­rre principalmente en los primeros 12 a 18 meses después de la cirugía en un promedio de aproximadamente el 70 % y 80 % del exceso de pérdida de peso (EPP), respectivamente. La gastrectomía en manga y la banda gástrica suelen tener menos EPP, por lo general 40 % a 50 % en un período de 2 a 3 años.

Una de las medidas de resultado más importantes después de la cirugía bariátrica es la remisión de enfermedades metabólicas relaciona­das con la obesidad, como diabetes tipo 2. Más de 70 % a 80 % de los pacientes con diabetes experimentan la resolución completa después de someterse a bypass gástrico o SD-DBP. Las operaciones restrictivas tienen una tasa de remisión de la diabetes del 50 %. La hipertensión, apnea del sueño, hiperlipidemia y enfermedad del hígado graso tienen similares tasas de remisión.

Las tasas generales de complicaciones después de la cirugía bariá­trica son menores del 15 % en la mayoría de los informes. Como en la mayoría de las cirugías, hay complicaciones iniciales y tardías de la ci­rugía bariátrica. Las complicaciones tempranas o perioperatorias inclu­yen sangrado, fugas anastomóticas y trombosis venosa profunda. La tasa de mortalidad es inferior al 1 % y es por lo general atribuible a una embolia pulmonar o sepsis por la fuga anastomótica. Los síntomas tí­picos como la anorexia y dolor abdominal pueden ser difíciles de supe­rar por parte de pacientes con obesidad mórbida, así que es importante estar atento ante una taquicardia persistente e inexplicable. Esto debe levantar la suspicacia por una posible fuga de la línea de grapas o una embolia pulmonar y desencadenar un plan de acción minucioso.

Las deficiencias de proteínas, calcio, hierro, vitamina D y vitamina B12 son complicaciones a largo plazo que pueden ocurrir durante el primer año después de la cirugía. Es necesario el monitoreo riguroso del estado nutricional. También puede ocurrir deficiencia de vitamina B1 en pacientes con vómitos prolongados después de la cirugía y se pueden presentar con parestesias en las extremidades y confusión. La debilidad de las extremidades inferiores y parestesias pueden verse también en la deficiencia de vitamina B12. La estenosis anastomótica y obstrucción de la gastroyeyunostomía en los primeros meses después de la cirugía ocurren en menos del 5 % de los pacientes después de bypass gástrico y por lo general se pueden manejar con dilatación endoscópica.

Las hernias internas también son una complicación posible y pue­den ocurrir en cualquier momento después de la cirugía. Los síntomas de la hernia interna pueden ser similares a una obstrucción aguda del intestino o ser de naturaleza crónica y descritos como dolor tipo cólico postprandial. Si hay una ligera sospecha de hernia interna, la interven­ción operatoria es importante para evitar la isquemia intestinal.

En general, los resultados de la cirugía de pérdida de peso son ex­celentes, con la mayoría de los pacientes perdiendo más del 50 % de su exceso de peso y la resolución de las comorbilidades. Aproximadamen­te 10 % a 15 % de los pacientes no logran una pérdida de peso signifi­cativa o recuperan parcialmente su peso después de 2 a 3 años. Ideal­mente, estos pacientes responden a asesoramiento dietético, aunque algunos pueden necesitar revisión operatoria o conversión a un proce­dimiento más malabsortivo, tal como el SD-DBP. Desafortunadamente, no existe ningún método perfecto para elegir la mejor operación para cada paciente. Sin duda, un enfoque de equipo multidisciplinario es útil en la prestación de apoyo al paciente durante todo el curso pre- y posto­peratorio. La reducción de las enfermedades relacionadas con la obesi­dad debe ser el objetivo principal, y no meramente la mejoría cosmética. Los pacientes deben entender que la cirugía bariátrica es una herramien­ta para ayudar a la pérdida de peso, y debe ser combinado con cambios drásticos en los hábitos dietéticos, ejercicio y estilo de vida.

Fuente: Terapias Quirúrgicas Actuales – Onceava edición, John L. Cameron, Andrew M. Cameron

COMPARTIR EN TUS REDES:
Facebook
Twitter

0 Comentarios

Deja tu comentario!

OTROS POST:
Cirugía Bariática: Resultados y Complicaciones
Por: Amolca, C.A., 30 agosto
Leer más
Cáncer de Colon – Casos difíciles y complicados
Por: Amolca, C.A., 26 abril
Leer más
COIFFMAN, una referencia en Cirugía Plástica en Iberoamérica.
Por: Amolca, C.A., 25 abril
Leer más