9 factores que llevan a la obesidad
Por: Amolca, C.A., 31 mayo

Dos millones de personas mueren anualmente por alguna razón relacionada con la obesidad. Más de tres­cientos millones de personas están condenadas a morir antes de los 65 años de edad por problemas relaciona­dos con su obesidad. No nos equivocamos al llamarla la “epidemia del siglo XXI”. Y desafortunadamente va “in crescendo”. Una pandemia tal no puede dejar de preocupar al cirujano plástico. Su labor no debe limitarse a hacer liposucciones o dermolipectomías. El problema debe afrontarlo de una manera general.

Los factores que llevan a la obesidad son múltiples. Analizaremos los más importantes:

  1. Factores sociales o ambientales. Hay familias de obesos. No por herencia sino por factores socia­les. Algunas sociedades consumen más hidratos de carbono que proteínas y esto los lleva a la obesidad. Esto sucede más en las clases econó­micas bajas que en las altas. Ciertos oficios que implican comidas de trabajo frecuentes también llevan al aumento de peso. El sedentarismo, que con la venida de los computadores y la televisión hacen que se gasten menos calorías. Las comi­das chatarra o comidas basura y la promoción publicitaria que de ellas se hace, han aumentado el problema de la obesidad especialmente entre los jóvenes.
  2. La herencia y los genes. Hay más de 450 genes y más de 40 sustancias neuroquímicas que regulan el apetito y el metabolismo. El hombre primitivo, que no podía darse el lujo de comer tres comi­das diarias, cuando cazaba un animal se hartaba hasta la saciedad para poder soportar períodos largos de ayuno. Tenía un gen ahorrador que le permitía acumular grasa. Este gen ahorrador se ha ido perdiendo con la evolución, pues el hom­bre moderno no necesita ahorrar para los perío­dos de hambruna. Otro gen importante es el productor de leptina (del griego leptos, delgado) que es una proteína sintetizada por los adipocitos y que aumenta la termogénesis e inhibe el apetito a nivel del hipotá­lamo. Éste a su vez da la orden a otras glándulas endocrinas para aumentar o no la termogénesis. Los obesos tienen elevada la concentración de leptina, pero son resistentes a ella. Otro gen importante es el ob que codifica la leptina. A pesar de la importancia hereditaria o gené­tica de la obesidad, parece que ella sólo es res­ponsable del 33% de los casos.
  3. Los desequilibrios hormonales. Además del hipo­tálamo, un buen número de glándulas endocrinas intervienen en la obesidad. La principal, el tiroi­des. Su hipofuncionamiento aumenta el acúmulo de grasa. El hipogonadismo hace igual función en cuanto a las grasas se refiere. El páncreas, los ova­rios, etc., también tienen su papel importante en la obesidad. 
  4. Algunos fármacos y hormonas. La cortisona retie­ne agua y aumenta los depósitos de grasa. Las hormonas ováricas y los anovulatorios también. Los tranquilizantes, los antidepresivos, las benzo­diazepinas y los antipsicóticos disminuyen el gas­to calórico y así favorecen la obesidad.
  5. Aspectos psicológicos. Ya hablamos de los tras­tornos de la alimentación como la bulimia y la anorexia nerviosa. La depresión, generalmente, es saciada comiendo. Hay “comedores noctur­nos” que no pueden resistir a la tentación de le­vantarse a medianoche a comer algo. El obeso se siente discriminado y esto lo hace retraído y con tendencia a aislarse.
  6. ¿Un virus? Ciertos virus causan obesidad en las aves y mamíferos. El adenovirus 36 humano (AD-36) inyectado a los monos multiplica los adipoci­tos y aumenta la acumulación de grasa.
  7. Síndrome de Prader-Willi. Es raro. Se caracteriza por un apetito insaciable y metabolismo lento.
  8. La sofisticación de las comidas. La culinaria se ha vuelto una ciencia. El producir sabores agrada­bles al paladar hace que se ingieran más alimen­tos y con mayor placer. La combinación de sabores que con tanta habi­lidad fabrican los chefs de cocina, producen al ingerirlos dopamina y opiáceos (endorfina), oxito­cina, etc., que dan sensación de placer. Son las mismas substancias que producen la adicción a las drogas y al alcohol. Por eso la obesidad es una adicción. El comer es un placer. Sin embargo, el ritmo metabólico basal es genético. Una buena cantidad de pacientes, al subir de peso, sin pro­ponérselo, aumentan el gasto calórico y así regu­lan su peso, aun consumiendo el mismo número de calorías que antes. Esto explica por qué unos engordan y otros no, ingiriendo igual número de calorías. El hombre nace con el instinto vital de buscar alimentos, ingerirlos y almacenarlos. Es el instinto de la subsistencia.
  9. El embarazo. Es normal que toda mujer aumen­te de peso durante el embarazo y que conserve algo de ese aumento después del parto. Un 15% de las mujeres aumenta 5 kg de peso con cada embarazo.

Fuente: COIFFMAN – Cirugía Plástica , Reconstructiva y Estética – Cuarta Edición – Tomo V

COMPARTIR EN TUS REDES:
Facebook
Twitter

0 Comentarios

Deja tu comentario!

OTROS POST:
9 factores que llevan a la obesidad
Por: Amolca, C.A., 31 mayo
Leer más
Cáncer de Colon – Casos difíciles y complicados
Por: Amolca, C.A., 26 abril
Leer más
COIFFMAN, una referencia en Cirugía Plástica en Iberoamérica.
Por: Amolca, C.A., 25 abril
Leer más